Por la libertad, Por la justicia, Por la democracia, Por la paz. Siempre adelante ni un paso atras. Y lo que fuere menester, sea"...

 

No reconozco enemigos dentro del Partido Liberal, los unicos enemigos son los que utilizan el terror, la violencia para acallar al pueblo colombiano, para intimidarlo o para asesinarle a sus mas importantes protagonistas."

Luis Carlos Galán

El pensamiento de Galán en el escenario actual

Galán en campaña en el Huila - Marzo de 1982; Galán haciendo campaña en el Huila. /Archivo - El EspectadorLa historia nos enseña que los momentos críticos de las sociedades suelen
ser fecundos para el surgimiento de liderazgos políticos creativos.
Hernando Roa Suárez *

Han transcurrido dos decenios desde el asesinato de Luis Carlos Galán. Me inclino a pensar que su irrupción al escenario político nacional, latinoamericano y mundial, no fue fruto del azar sino de la correlación de factores internacionales y nacionales que se conjugaron en el intervalo 1943-1989, facilitando que, una combinación de componentes de las dominaciones carismática, tradicional y legal, acompañadas de su gran voluntad de poder y vocación de servicio público, se concretaran en un original liderazgo.

La comprensión adecuada de la personalidad de Galán implica entender su tiempo histórico. En el intervalo de sus 46 fecundos años se presentaron procesos cuyo estudio facilitará entender el amplio ámbito dentro del cual desarrolló su gestión política. Quisiera enfatizar que es en estos últimos decenios donde se ha dado una socialización internacional excepcional, el fenómeno socio-histórico de la globalización y el más grande avance científico tecnológico de todos los tiempos, gracias al desarrollo acumulativo de la ciencia.

A medida que gradualmente fue conociendo el país y se comprometió con la solución de sus problemas significativos, Galán deseó abiertamente ser un educador político de la juventud y de los sectores mayoritarios colombianos. Estudió y practicó la política como arte y ciencia, y tenía un conocimiento apropiado para su tiempo. Su constante e inteligente consagración al trabajo; eticidad; inquebrantable vocación democrática; autenticidad; capacidad comunicativa y pasión por Colombia, lo constituyen en un paradigma para las nuevas generaciones de líderes. Como un politécnico bien informado, que tenía y sentía el peso de la historia, sabía que había que transformar las instituciones y particularmente las públicas, para concretar y desarrollar la democracia participativa.

Galán fue un colombiano excepcional que consagró los mejores años de su existencia a la reivindicación de la política, habiéndose convertido en uno de los grandes líderes del siglo XX en Colombia y América Latina. Fue el mejor político de su generación, y su pensamiento y coherencia son significativos en el presente siglo. La revisión contextual de su vida y liderazgo, así como el análisis de sus realizaciones, especialmente de su papel como educador político, nos permite visualizar cómo la política debe seguir siendo la más bella de las vocaciones, cuando se ejerce con responsabilidad y sentido histórico. Ahora, se me presenta indispensable releer analíticamente su pensamiento y difundirlo, para enfrentar los graves atrasos colombianos y desarrollar institucionalmente los presupuestos sustantivos de la democracia participativa, consagrados en la Constitución de 1991.

El estudio de la presente complejidad nacional, la especificidad del proceso electoral en 2009 y la actual crisis mundial, nos muestran la utilidad que puede tener para Colombia, el que especialmente, desde el interior de la formulación, implementación y evaluación de las políticas públicas educativas, se propicien cambios estructurales que faciliten el surgimiento de nuevos ciudadanos y de líderes políticos capaces de construir una sociedad justa (con estructuras que organicen la equidad ante el poder); pacífica (con ausencia de violencia abierta y estructural); libre (sin sometimiento a potencia mundial alguna e interrelacionada con todas las naciones); y con capacidad de institucionalizar un proceso de desarrollo sostenible.

Pensando en el futuro, ¿qué entreveo para los próximos decenios como un legado magnífico para nuestra juventud? Su autenticidad; la coherencia entre sus ideales y sus prácticas, y su proceso progresivo de compromiso con los preceptos de la democracia y de la integración latinoamericana. Mas también: una cualidad muy importante frente a ciertos arribismos, pragmatismos y ascensos fáciles: la perseverancia acompañada de la elaboración de grandes proyectos (políticos, económicos, culturales, sociales, ecológicos e internacionales) que imaginaron alternativas de progreso y justicia social, y que en gran medida están pendientes de realización.

Una larga lista de mártires

Además de Luis Carlos Galán, la ofensiva del narcotráfico en los años 80 dejó una larga lista de mártires: el ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla (abril de 1984), el juez Tulio Manuel Castro (julio de 1985), el magistrado Gustavo Zuluaga Serna (octubre de 1986), el coronel Jaime Ramírez Gómez (noviembre de 1986), el director de El Espectador Guillermo Cano Isaza (diciembre de 1986), el procurador Carlos Mauro Hoyos (enero de 1988), la jueza María Helena Díaz (julio de 1989), el magistrado Carlos Valencia García (agosto de 1989), el coronel Valdemar Franklin Quintero (agosto de 1989), Jorge Enrique Pulido (octubre de 1989), entre otros.

* Doctor en derecho y socioeconomía. Académico Universidad Pedagógica.



Vida pública

ReflectionSus correrías políticas en busca de la presidencia

Galán vive

ReflectionRecordando al líder 20 años después

La confesión de Báez

ReflectionLa declaración de Ernesto Báez en el proceso de Justicia y Paz


Más artículos

Carta a un padre

Cuando me despedí, él me abrazó, me dio un beso
en la frente y dijo “tranquilo viejito”.

Mis pensamientos sobre Galán

Galán quería que el país lo recordara “como el hombre que
ayudó a cambiar esta nación”, y a pesar de su muerte lo
logró sin duda alguna.

Galán vive

Galán advirtió del narcotráfico y su penetración en amplios
sectores de la sociedad colombiana, sobre todo en la política.

La administración que Colombia perdió

No hay duda de que, con la muerte de Galán, Colombia
perdió a un presidente de ambición, capacidad y acogida.

El afiche de Galán

Lo más emocionante para el publicista Carlos Duque fue ver que cada vez se veía el aviso de campaña en más lugares, en ventanas y luego en las diferentes zonas del país.

Luis Carlos Galán, un
fundamentalista necesario

Su llamado era a moralizar el país. A Galán lo asesinaron miembros de un establecimiento político corrupto, entregados
una y otra vez a los intereses del narcotráfico y del crimen.

Habla el hombre que estuvo detrás del cambio del jefe de protección de Galán

La Fiscalía analiza si los cambios en el esquema de seguridad del candidato facilitaron que fuera asesinado en Soacha, Cundinamarca.

Sus armas fueron la palabra,
la razón y la indignación

Los jóvenes de hoy deben saber que Galán no
fue un burócrata. Fue un revolucionario.

Luis Carlos Galán, el padre

Galán vive en el cariño de la gente y vivirá si las nuevas generaciones asumimos el reto de enarbolar sus banderas de renovación.

El pensamiento de Galán
en el escenario actual

La historia nos enseña que los momentos críticos de
las sociedades suelen ser fecundos para el surgimiento
de liderazgos políticos creativos.

Galería de imágenes

Foto Galán Foto Galán Foto Galán Foto Galán Foto Galán Foto Galán Foto Galán Foto Galán Foto Galán Foto Galán Foto Galán Foto Galán

1989
Uno de los años más sangrientos


Acto terrorista

ReflectionElDorado fue escenario de un acto terrorista contra Ernesto Samper.

Contra El Espectador

ReflectionUn carro bomba con 55 kilos de explosivos detonó a las 6:43 am.

Bomba en avión

ReflectionEntre las víctimas se encontraban 90 ejecutivos.

Contra el DAS

ReflectionEl ataque iba dirigido al ex director Alfredo Maza Márquez.